espacios

Ruta a Matagalls

Matagalls 3

Como prometí en mi post anterior, aquí mi crónica de la subida a la cima de Matagalls (1697 mts.) en familia. Se encuentra al sur de la comarca de Osona, entre los municipios de Brull y Villadrau. Es una ruta preciosa que vale muchísimo la pena y es, como algunos lo saben, una de las excursiones más tradicionales de los catalanes por su historia y su proximidad a Barcelona. Mi marido la hizo cantidad de veces con sus padres y con amigos. Es un “balcón” natural precioso desde donde puede disfrutarse la vista panorámica del Vallès Oriental y otras montañas del Pirineo catalán muy conocidas como el Montsec, Montserrat, el Cadí y el Canigó.

matagalls 2

La cruz de piedra y hierro que corona esta cima emblemática donde tantos excursionistas se han retratado desde décadas, tiene su propia historia. La “peregrinación” a la cima de Matagalls se remonta a finales de la Edad Media, pues se dice que desde el siglo XIV los habitantes de Villadrau habían erigido una cruz de madera en esta cumbre para que les ofreciera protección.  La cruz tuvo que sustituirse varias veces por las inclemencias del tiempo hasta su aspecto actual. En el siglo XIX tuvo dos reemplazos muy relevantes por su significación ideológica. La primera en 1840 realizada por Antoni Maria i Claret y la segunda  en 1894 por Pietat Cortada, propietaria de este terreno. Esta última cruz inspiró el poema Jacint Verdaguer “La Creu de Catalunya”, que fue publicada cinco años después en la obra Aires del Montseny. En la primera mitad del siglo XX la cruz fue sustituida por una de piedra a la que, ulteriormente, se la añadieron placas conmemorativas con versos de Monssèn Jacint Verdaguer y de la labor de todos aquellos que cuidaron este emplazamiento. Aquí un hermoso fragmento de “La Creu de Catalunya”, hoy más vigente que nunca, como promesa esperanzadora para todos:

“Avet plantat al cor de nostra terra,
enfonsa més, enfonsa-hi tes arrels;
arriba fins als cors que et fan la guerra,
per entre branques deixa’ls
veure somriure l’ull blavís dels cels”.

En el blog de “Andando con 50 tacos” encontraréis en detalle fotografías y comentarios de las diferentes placas conmemorativas de personajes históricos que se encuentran en este enclave y datos curiosos de excursionistas, científicos y religiosos que por diversos motivos subieron a esta cima. En el blog encontraréis una fotografía con la placa que contiene los primeros versos de este precioso poema de Verdaguer, que he citado anteriormente, así como placas que destacan las aportaciones del padre Claret en el siglo XIX como renovador de la cruz y el espíritu excursionista de Mossèn Jaume Oliveres i Brossa por la realización de la conocidísima ruta que une Matagalls con Montserrat en 1904.

Matagalls 4

Volviendo a cuestiones prácticas relacionadas con la ruta, mencionaros que existen dos maneras de realizar esta excursión. Una desde el Coll Formic y la otra desde Sant Marçal. La segunda, es de 8 km con un desnivel mayor,  unas 6  horas si vamos con niños, pero es aconsejable si estamos en días de intenso calor, puesto que pasa por hayedos donde podemos tener sombra y admirar la naturaleza. Nosotros hicimos la primera porque era la que había hecho siempre mi marido y era significativamente más corta que la de Sant Marçal. Los 3 km de la ruta los hicimos en 3 horas a ritmo de peques, mientras brillaba un sol de justicia. 2 horas largas de subida y menos de 1 hora para bajar. Si no hubiera hecho tanto calor estoy segura que hubiéramos subido en menos tiempo. Eso sí, como en toda excursión de montaña una vez subimos corría un viento fresco y todos nos tuvimos que poner una chaqueta fina que habíamos llevado en las mochilas. Hay que ir muy preparados porque en la alta montaña el tiempo cambia en minutos.

Matagalls 5

Para realizar la ruta seguimos las pautas de una fantástica guía para ir en familia que compramos hace poco: Anem d’excursió per Catalunya de Jordi Quera, Ed. Alpina con la colaboración de Cavall Fort. Además de unos consejos básicos para realizar estas actividades con niños, cuenta con 30 excursiones específicas para hacerlas en familia con diversa información de los caminos, nivel de dificultad, época recomendable para realizar la ruta y equipo necesario, entre otros aspectos. Este año encontraréis más crónicas de mis excursiones extraídas de esta fenomenal guía.

matagalls-1.jpg

La excursión vale mucho la pena hacerla con niños. Es un desnivel asumible de 550 mts. No os imagináis la ilusión que les hace “coronar” una cima. Miquel quería llevar una bandera de Sant Cugat pero a falta de banderas, y ya sabéis que las banderas no me van en absoluto, hicimos un magnífico picnic  en la explanada de la cima mientras escuchábamos las campanas de los rebaños de las ovejas y admirábamos el paisaje del Monseny. La ruta cuenta con ciertas curiosidades como el pozo de nieve que se observa en el Pla de la Barraca y que durante siglos almacenaba la nieve que luego se vendía en otras poblaciones para uso doméstico. Mis hijos estaban convencidos que se trataba de un volcán y cuando explicamos lo de la nieve ya les pareció “lo más de lo más”. Esto de que la nevera sea un invento reciente le cuesta mucho de entender a los niños y menos aún que la nieve la transportaban para venderla en bloques. “¿Y cómo hacían para que no se derritiera?”, me preguntaba Andreu. Ni idea. ¿La metían en una nevera portátil?

Matagalls 6

Otro atractivo de la ruta para los niños es la pared de piedra por la que hay que subir por el tramo de las “rocas del Marqués”. Ellos nunca han escalado pero se sentían invencibles subiendo por estas piedras con formas y relieves variados. Eso les anima al comienzo de la caminata porque, como es un ascenso casi constante, es importante que estén motivados desde el principio de la ruta por el paisaje y la mediana dificultad.

Matagalls 7

En ningún punto de la excursión existen mesas de picnic. Os tenéis que adaptar a lo que la naturaleza nos ofrece. Nuestra primera parada la hicimos en el “Collet dels Llops” cuando llevábamos una hora y 20 minutos. Disfrutamos de la focaccia de montaña que colgué hace una semana en el blog y una vez arriba, hicimos el picnic con el resto de la focaccia  y unas croquetas que había preparado en casa siguiendo mi receta de siempre. Si no queréis ir de picnic al Matagalls un plan ideal es madrugar y realizar la ruta a primera hora de la mañana y desayunar o comer en el restaurante del Coll Formic. Además de ser muy amables y tener una terraza con vistas preciosas, tiene un menú muy variado para comer con precios competitivos y buena calidad de productos locales. Tostadas catalanas, cocina de caza, carnes a la brasa y variedad de ensaladas.

 

Espero que os animéis a realizar esta ruta con los niños. Es un reto pero vale mucho la pena. Yo no veo la hora de repetirla ahora que el otoño tiñe de naranjas y marrones el paisaje del Montseny y que caminar por la montaña es un auténtico placer para la vista.

Anuncios

3 comentarios sobre “Ruta a Matagalls

  1. De pequeña veraneaba en Viladrau. El Matagalls era una de las excursiones imperdonables de cada año. Que emocion leer tu nuevo post!
    Segur o que la haremos! Con foccaccia u otra de tus magnífica recetas!
    Gracias y un beso! Anna

    Me gusta

  2. Anna qué emoción. Viladrau es un pueblo precioso y me encanta que esta ruta despierte tantas emociones. Gracias por tus comentarios, pues son importantísimos para continuar con este proyecto. ya me contarás qué tal la excursión! seguro que los niños estarán encantados y verás que la focaccia no pesa nada para estas excursiones de tanta subida. Un abrazo enorme

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s